¿Sabes formular o sigues recetas DIY?

¿Eres de las que siguen recetas DIY, pero no sabes realizar una  formulación por ti misma desde el principio? En cosmética casera, la mayoría de las personas siguen recetas que han creado otras personas  como las típicas recetas DIY, pero les cuesta formular un producto por si mismos, si este es tu caso, no te preocupes, pues es algo a lo que pondré solución en este mismo momento.

Las recetas DIY pueden ser muy útiles para alguien que acaba de comenzar pues aportan seguridad y algún conocimiento extra de qué ingrediente puede venir bien para cada cosa, pero no siempre las recetas DIY están bien formuladas ni quizás tienen los ingredientes correctos.

Aprender a formular como un profesional es de suma importancia hoy en día y el orden en que se realiza también lo es, por eso, para aprender a formular correctamente no es suficiente con tener una receta base de la cual copiar paso a paso los ingredientes, sino que hay que saber exactamente qué ingredientes utilizar, porqué se utilizan estos ingredientes (el motivo exacto de porqué esos y no otros), en qué cantidad exacta y qué problema soluciona cada uno de los ingredientes y por último ver si hay algún tipo de incompatibilidad entre ellos.

lab henlaze

Un buen formulador no comienza la casa por el tejado, sino que comienza realizándose unas preguntas clave para ver por dónde va a enfocar una formulación:

1- ¿PARA QUIÉN?

¿Para quién vas a formular? ¿Qué edad tiene? ¿Hombre o mujer? ¿Qué etnia es? ¿a qué le dan valor en su vida?  ¿dónde trabajan (en qué sector)? ¿dónde viven (cómo es el clima y el medio ambiente)? ¿cuál es su situación familiar? ¿tiene tiempo libre? ¿qué es lo que le gusta hacer en su tiempo libre? ¿cuáles son sus aficiones?

Para responder a estas preguntas tienes que ser lo más específica posible para saber a quién estás creando el producto y qué necesidades puede tener dependiendo de la vida que lleve.

Por ejemplo:

A/ Podría formular para una mujer de 30/35 años, blanca, que busca alternativas naturales y que está interesada en el medio ambiente ya que trabaja cuidando animales y se pasa todo el día al sol. En su tiempo libre aprovecha a salir al campo y vive en Madrid que tiene un clima muy seco.

B/ o para un chico adolescente de 16 años con acné que lo que busca es tener mejor aspecto para ligar más. Se dedica a estudiar, no come muy sano ya que prefiere las pizzas y las hamburguesas. En su tiempo libre entre semana le gusta jugar a videojuegos y los fines de semana disfruta saliendo de fiesta con sus amigos. Vive en Santander y el clima es húmedo.

C/ Quizás habláramos de una mujer embarazada de 25/30 años que está preocupada por que no le aparezcan estrías, no trabaja ahora ya que se encuentra de baja, y se pasa el tiempo mirándose al espejo viendo cómo va creciendo su tripa y preocupada de si le dejará marcas o estrías. También siente las piernas hinchadas y sale a pasear por la playa de vez en cuando para mantenerse un poco en movimiento. Se encuentra en Algeciras y el clima es húmedo y hace mucho viento.

D/ También podría estar formulando para bebés de 0-3 años al que le crea escozor, irritación y picor en el culito por usar tantos pañales. No trabaja pues se pasa el día comiendo, durmiendo y manchando pañales, su única preocupación es estar a gusto. Quien va a valorar si un producto le viene bien al bebé son sus padres y lo que buscan es minimizar la irritación y el malestar de su hijo.

Te he puesto estos ejemplos para que entiendas que al fin y al cabo se trata de formular un producto que ya está buscando la persona que hemos elegido.

Existe un error generalizado en crear el producto y luego ver a quién podría venirle bien, pero hablemos claro, un buen formulador hace primero esta tarea de responder las preguntas y después crea su formulación, sabiendo de antemano que hay un mercado detrás.

Una vez tienes claro para quién vas a formular, tendríamos que tener en cuenta la segunda batería de preguntas:

2- ¿TIENE PROBLEMAS? ¿PARA QUÉ TE NECESITA?

¿Qué tipo de piel tiene? ¿tiene la tez apagada o es luminosa? ¿es grasa y tiene puntos negros? ¿es seca, áspera y agrietada? ¿está envejecida y con arrugas de expresión? ¿tiene algún tipo de problema del tipo acné, eczema, piel sensible, tiene manchas? ¿en qué área del cuerpo tiene exactamente ese problema? ¿qué estilo de vida tiene? ¿Tiene alergias?

Como en el apartado anterior, hay que ser lo más específica posible para poder obtener la mayor información y formular de la manera más adecuada.

Ejemplo: María, una mujer de 50 años, jardinera que trabaja y vive en Madrid (clima seco). Se pasa mucho tiempo al sol y al aire libre. Su mayor problema es que tiene la piel facial extremadamente seca y es madura por lo que ya comienzan a aparecer las pequeñas arrugas, los labios se le agrietan continuamente debido al estar al aire libre todo el tiempo, A María no le gusta el tacto excesivamente graso de algunas cremas nutritivas, ella necesita aplicarse algo que le haga efecto y que se absorba rápido ya que tiene otras cosas de las que preocuparse y busca que tú le des una solución.

Ahora que hemos respondido a estas preguntas, seguramente has identificado mucho mejor algunos de los problemas específicos que tu cliente puede experimentar, casi, has podido hasta sentir cómo se siente. ¿no es cierto? ¿no tienes hora más claro cómo tendrías que formular tu producto? Te acompaño a verlo:

formulación henlaze

3- ¿PUEDO OFRECER ALGUNA SOLUCIÓN AL PROBLEMA?

Una vez que sabemos a quién va destinada la formulación y qué problema tiene, queda contestar a la pregunta de si puedes ofrecer alguna solución a ese problema en concreto. Aquí está realmente la clave:

Por ejemplo, María, que tiene una piel extremadamente seca por su trabajo al aire libre en Madrid. Principalmente necesita hidratación, nutrición y suavizar la piel, pero tenemos que tener en cuenta que no le gusta el tacto graso o que la crema tarde en absorberse, el tener en cuenta que tu formulación tenga una buena absorción sería una solución. Otro problema con el que tendríamos que lidiar es con el daño producido por el sol y los radicales libres, así que otra solución que podemos dar es contrarrestar el daño de los radicales libres, La piel de María también es madura, por lo que, al tener la piel seca, tiene preocupación por esas arrugas que han comenzado a aparecer y por la pérdida de firmeza que ha comprobado cada vez es mayor, la solución que podríamos aportar aquí es: reducir la apariencia de líneas de expresión y pequeñas arrugas, mejorar la firmeza y el tono de la piel. Y podríamos percibir más aún, por ejemplo, en una mujer de 50 años, se reduce considerablemente la regeneración celular, por lo que una solución ventajosa también sería acelerar la regeneración cutánea.

Elegiría un envase airless pues María parece no tener mucho tiempo al cabo del día y el utilizar un envase airless mejorará la experiencia, tanto estéticamente como funcional ya que durará mucho más el producto y además no entrará en contacto con el aire, evitando así posibles contaminaciones. Estoy segura que a María, le encantará llevar su airless en el bolso para utilizarlo en cualquier momento que lo pueda necesitar.

No es necesario solucionar cada cosa con un único producto, se trata de que formules un producto único para esa persona que lo está esperando.

A través de conocer las soluciones que podemos ofrecer, puedes ver los beneficios que tendrá tu producto para, a través de ellos, llegar a esa persona.

4 – CARACTERÍSTICAS, FUNCIONES Y PROPIEDADES TERAPÉUTICAS.

¿cómo ofrecerías este producto? La respuesta es: informando acerca de las características, beneficios, funciones y propiedades terapéuticas que el producto tendrá. Para ello tienes que ser consciente de qué funciones en concreto nos van a dar las soluciones que buscamos.

Para una piel seca y áspera como la de María, una de las soluciones era hidratar, nutrir y suavizar la piel, la función para abordar este problema sería: emoliencia (suaviza la piel), humectar (atraer agua y enlazarlo a la piel), oclusividad (forma una barrera para evitar la pérdida transepidérmica de agua).  Como la piel de María es muy seca, va a absorber bien la mayoría de los productos, e incluso, si no se añade suficiente fase oleosa, podría tener la sensación de no estar poniéndose nada sustancial en la cara, pero para evitar esa sensación grasa que nos ha indicado que no le gusta, puedes optar por utilizar un emulsionante O/W (de aceite en agua) y descartar los emulsionantes de W/O (agua en aceite), además el emulsionante elegido deberá ser suave (por lo que elegiría un emulsionante no iónico) y dejar una sensación de seda tras su aplicación.

A la hora de formular, podrías escoger todas estas opciones o sólo algunas de ellas, normalmente esto se realiza con criterio según las necesidades de María (nuestro personaje).

Otra solución que se ha propuesto a María es la de aumentar la regeneración cutánea, esta función es realizada por exfoliantes físicos, exfoliantes ácidos (AHA´s) o por el uso de aceites esenciales citofilácticos.

En referencia la solución que se indicó de reducir la apariencia de líneas de expresión y pequeñas arrugas nos vendrían bien extractos botánicos que aumenten la producción de colágeno y que tengan efecto bótox.

En cuanto a la pérdida de firmeza, la solución que habíamos propuesto es la de mejorar la firmeza y el tono de la piel y para llegar ahí la función que tenemos que buscar en un ingrediente es Astringencia (¿por qué astringencia? Porque compacta, astringe y aporta firmeza y tono).

Si quisiera contrarrestar el daño producido por radicales libres que es la solución que habíamos aportado, la función que nos va a ayudar a esto es la de Antioxidante.

formulación henlaze

Es ahora donde toca el trabajo de investigación:

5 – ¿CUÁLES SON LOS INGREDIENTES MÁS ADECUADOS PARA TUS FUNCIONES Y SOLUCIONES?

Si sabes lo que necesita exactamente una piel, puedes elegir claramente los ingredientes que le van a aportar aquello que necesita para resolver su problema.

Puedes identificar diferentes opciones de ingredientes que puedan hacer la misma función. No tienes que reducir tu elección a lo primero que encuentres. A veces es necesario realizar una investigación basada en artículos y journals científicos etc, pero al principio es mejor comenzar lo más simple posible. El diseño del producto es imprescindible.

Para comprobar si tu producto va a funcionar necesitas tener alineados estos aspectos:

1- Lo que necesita María

2- Las soluciones que ofreces

3- Las funciones que ofrecen esas soluciones

4- Los ingredientes que ofrecen esas funciones.

Por lo que elegir correctamente los ingredientes es sumamente imprescindible.

Veamos por partes:

  • Para la función de emoliencia podríamos añadir aceite de oliva, aguacate, jojoba o macadamia
  • Para la función de humectante, podríamos añadir glicerina, sorbitol, ácido hialurónico, escualeno o inulina vegetal.
  • Para la función de oclusividad podríamos añadir manteca de cacao, de karité, lanolina, cera alba, cera de soja, aceite de jojoba…
  • Para ayudar a una buena absorción, añadiría un aceite que favorezca la penetración cutánea, como el aceite de coco fraccionado.
  • Para el emulsionante suave O/W elegiría mi emulsionante casero oleatemulse, que lleva una combinación de ingredientes que lo hacen ser suave, tener buena absorción y dejar una sensación de seda en la piel muy diferente a cualquier otro emulsionante.
  • Para la función de exfoliación, podemos elegir exfoliantes físicos como hueso de aceituna en polvo, exfoliantes ácidos como los AHAs (ácido salicílico, glicólico etc) o aceites esenciales citofilácticos que promueven la regeneración celular promoviendo la aparición de nuevas células (como el aceite esencial de incienso, de nerolí, mandarina, romero QT Alcanfor, Palmarosa, patchouli…etc.)
  • Para el efecto bótox y de producción de colágeno podría utilizar el extracto botánico de anís verde (tienes la receta AQUÍ), extracto de hibisco, colágeno vegetal, extracto de rosas, vit C. Aunque también hay aceites que promueven la producción de colágeno como aguacate, argán o rosa mosqueta.
  • Para la función de astringencia podría usar hidrolato de hamammelis, jara, azahar, salvia y extractos como el de granada, hibisco, hinojo, bardana, pie de león, lavanda, ortiga blanca, tormentilla, aceite de avellana, Aceite esencial de incienso, etc.
  • Por último, en la función de antioxidante, podría decantarme por Vit E, aceite y cera de soja, de algodón y de maíz, aceite y extracto de granada, aceite de pepita de uva, aceite de semilla de frambuesa, manteca de cacao, extractos de algas marinas, extracto de bardana, extracto de hinojo, de tormentilla. Como activo también está la Vitamina C, el aceite esencial y extracto de romero (por el cineol).

NOTAS VARIAS

Los ingredientes que he añadido aquí no son todos los que existen, de hecho, existen muchísimos más que puedes usar. Esto es tan sólo un ejemplo para que veas cómo se formula realmente y cómo puedes llegar a la persona correcta en el momento en que te necesita.

Bien, pues ahora que ya sabes qué ingredientes puedes usar, es hora de formular eligiéndolos correctamente. Como has podido comprobar hay ingredientes que se repiten en varias funciones, estos ingredientes serán claves pues nos proporcionarán varias funciones al mismo tiempo, por lo que sería estupendo tenerlos en cuenta.

Te pongo un ejemplo de formulación base para la emulsión de la crema de María. No es una formulación 100% correcta, ya que, tras esta formulación, habría que comprobar si hay ingredientes que sean incompatibles entre sí, si hay ingredientes que sean incompatibles con el pH que debe tener la emulsión de acuerdo a la tipología cutánea, también hay que comprobar si se exceden de los límites permitidos de un ingrediente cosmético (por ejemplo, glicerina no debería estar en más de un X%. Las tinturas nunca más de un X%..Etc. todo depende del producto que estés formulando y los límites sobre los que te muevas tú y los que marque el fabricante). Tras la realización de la formulación habría que realizar pequeñas pruebas para ver la experiencia sensorial de la emulsión y comprobar si hemos dado en el clavo con las necesidades de María o si podemos modificar algún pequeño aspecto para hacer de esta formulación la que mejor se adapte a María. También habría que comprobar si la emulsión es estable o no y si se separan o no las fases. Pero comenzamos por lo básico:

LA FORMULACIÓN

Es tiempo de conectar con tu creatividad

Podríamos empezar por formular algo así:

Fase Oleosa – 15% (El % se elige dependiendo del tipo de piel)

  • 2% Aceite de Oliva
  • 5% Aceite de Macadamia
  • 2% Aceite de Jojoba
  • 3% Manteca de karité
  • 2% Cera de soja
  • 4% Aceite de coco fraccionado

Fase emulsionante 6% (El % se elige dependiendo de la naturaleza del emulsionante)

  • 5 % emulsionante oleatemulse

Fase Acuosa

  • 15% hidrolato de hammamelis.
  • 57% agua destilada
  • 5% xantana
  • 5% Glicerina

Fase de activos

  • 1% extracto anís verde
  • 1% extracto de algas marinas
  • 1% extracto hibisco
  • 1% inulina vegetal
  • 5% ácido hialurónico
  • 5% Aceite Esencial Incienso.

Fase Conservante

  • 1% Conservante

Como te decía, esta formulación habría que revisarla antes de realizarla, pero en un principio contiene todo lo necesario para ser válida para María. No existe una formulación tipo que indique la cantidad exacta a utilizar de cada producto. En principio, para formular, se deben revisar las fichas técnicas y hojas de seguridad de cada producto que se use, así como las recomendaciones del fabricante, habría que estudiar las incompatibilidades y ver los porcentajes de uso. Esto es necesario, pero vamos paso a paso, lo primero es saber sacar una formulación aceptable y que tus productos funcionen para lo que dices que valen. ¡Esto ya es todo un logro que no todo el mundo tiene la suerte de conseguir!

¿Y tú qué? ¿Te atreves a realizar tu propia formulación? ¿Qué formulación única realizarías tú a María? ¡Anímate y realiza tu propia formulación! ¡Y No te olvides de compartirla conmigo!

Si te ha gustado, puedes seguirme en instagram:

12 comentarios:

  1. EXCELENTE tu reportaje

  2. Me ha encantado 👏👏, gracias

  3. Que coisa mais linda!! Como posso fazer um curso com você?

    • Hola! Gracias por tu comentario! en breve lanzaré un curso sobre elaboración de texturas profesionales, aprendiendo a elaborar emulsionantes desde cero. Más adelante seguiré realizando más cursos.

  4. Jazmín Carranza

    Me encanta las personas que se apasionan con lo que hacen! Muy bonito blog! Me encanta la manera en que te incita aprender y hacer el más del porque las cosas y no solo repetir! Excelente

  5. Wau! Me parece súper complicado y me gustaría saber tanto y saber formular correctamente! Gracias!

    • Muchas gracias a ti! Muchas veces es cuestión de pensar al revés, pensar en el consumidor final. A quién va dirigido y a partir de ahí diseñar…

  6. Patricia Noguera Ruiz

    Hola ‼️ Su blog es maravilloso ‼️ Por favor me puedes decir en qué parte tienes cómo hacer emulsificante natural. Muchas gracias 😊

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.